Imprimir
Feb
19

PASTEL DE TERCIOPELO ROJO

Autor // María José

Llegó el fin de semana y con él el regalo más preciado, tiempo para disfrutar de aquellos "qué haceres" más livianos. En mi caso, la tarde de domingo se presenta relajada, tranquila, pero dulce, muy dulce! gracias a este pastel de terciopelo rojo.

Comunmente conocido como Cake Red Velvet, llamó especialmente mi atención por ser una de las recetas más famosas de la blogesfera, sobre todo en esta última semana con motivo del "homenajaeado Cupido" muchas bloggers han sabido sacarle los colores gracias a esta deliciosa receta. Además de su característico bizcocho en apasionado rojo, el hecho de que nadie haya descifrado "aún" su buen sabor me tenía absolutamente intrigada,  porque ¿sabéis a qué sabe un red velvet?...A red velvet, al menos eso es lo que dicen los paladares más exquisitos (entiendase por éstos últimos "los privilegiados" que hayan probado este "dulce bocado").

¿Entendéis ahora  por qué "ardía en deseos" de probarlo?


El Cake Red Velvet es originario de los EE.UU y no fue hasta los años 40 y 50 cuando realmente se hizo famoso entre las panaderías y restaurantes de la época. Aunque en la actualidad su "excitante" color se debe al colorante alimenticio, en aquella época usaban la remolacha hervida  para dar al bizcocho ese apasionado tono.

 

INGREDIENTES:

 

Para el Bizcocho "Red Velvet"

*125 gr. mantequilla (a temperatura ambiente)

*275 gr. de azúcar

*2 huevos

*280 gr. harina de repostería

*15 gr. cacao en polvo

*1 cucharadita de levadura en polvo

*1 cucharadita de bicarbonota sódico

*1/4 cucharadita de sal

*240 ml. buttermilk (240 ml de leche + 1 cucharada de vinagre)

*1 cucharadita de esencia de vainilla

*1 cucharadita de vinagre blanco

*2 cucharadas de colorante alimenticio rojo en gel (2 botellitas Americolor, wilton, Sugarflair, ect) no sirve líquido.

 

Para la Crema de Queso " Cream Cheese Frosting"

*400 ml. de nata líquida para motar (fría porque monta mejor)

*250 gr. queso en crema tipo philadelphia

*250 gr de queso mascarpone

*125 gr. azúcar glas tamizada

*Unas gotas de limón

 

ELABORACIÓN:

En un bol ponemos previamente tamizados (los ingredientes secos) la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal, reservamos. En otro bol mezclamos (los ingredientes líquidos) la buttermilk, colorante rojo, extracto de vainilla y el vinagre.

A continuación, con la ayuda de las barillas eléctricas batimos la mantequilla (que estará a temperatura ambiente) y el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina esponjosa. Acto seguido añadimos los huevos (uno a uno) batiendo después de cada adición para que se integren bien en la masa. Posteriormente, añadimos los ingredientes secos poco a poco intercalados con los líquidos.

Precalentamos el horno a 170º.

Una vez tenemos la masa lista, tenemos dos formas de preparar el bizcocho:

1. Vertemos toda la masa en el molde (previamente engrasado) y cortarlo por la mitad con la ayuda de un cortador de tartas o cuchillo de sierra.

2. Dividimos la masa en dos moldes distintos.

Por último horneamos durante 25-30 minutos a 170º o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla  10 minutos, pasado este tiempo, desmontamos el bizcocho y dejaremos enfriar unos 45 minutos. *Consejo: Yo recomiendo que los bizcochos se hagan la tarde anterior a consumirse así que una vez estén fríos se envuelven en papel de film individualmente y se guardan en el frigorífico para una mejor conservación.

 

En el caso del "frosting" (la crema que lo recubre) he aportado mi granito de arena tomando "otra variante" al añadir un ingrediente extra, asegurándome un mayor sabor y cremosidad gracias al "mascarpone".

Vertemos la nata con unas gotitas de limón en un bol y montamos con las varillas eléctricas. En otro bol mezclamos los quesos y el azúcar glas. Finalmente añadimos a éstos últimos la nata montada y seguimos batiendo.

 

Ya sólo nos quedará montar la tarta, para ello ponemos como base uno de los bizcochos al que incorporamos una gruesa capa de crema de queso encima. A continuación tapamos con el segundo bizcocho y por último cubrimos la totalidad de la tarta con el resto del frosting y decoramos al gusto. *Truco: Yo he untado toda la tarta con una fina y lisa capa de fronting, después la he decorado con ayuda de una manga pastelera y la boquilla 1M de wilton. El toque "final" es una de mis muchas galletas caseras (ver receta).

*En respuesta a posibles dudas que puedan surgir: agradecería que os pusierais en contacto conmigo a través del email Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla para una respuesta segura y rápida. Ya que una vez publico la receta no suele ser muy común en mi revisar vuestros comentarios.

1.No he usado nunca colorante en polvo pero por lo que he leido da el mismo resultado que el de gel. No obstante no sabria decirte la cantidad exacta...Por lo que podias ir probando en pequeñas cantidades hasta que la masa obtuviera el color rojo deseado.

2.Yo usé un molde de unos 22cm. Una vez reposado y enfriado el bizcocho lo dividi en dos partes iguales con la ayuda de una lira. Pero si quieres otra opcion fácil y económica es que dividas la masa en tres partes iguales con la ayuda del peso digital y uses los moldes desechables plateados del mercadona muy buenos conductores del calor y siempre bien engrasados con harina y mantequilla para evitar que el bizcocho se pegue. Este es el método que uso para la mayoría de las tartas que hago y me va genial! su estética se asemeja a un layer cake poco visto en nuestro país. Por lo que la familia y amigos se sorprenden gustosamente.

3.Por ultimo deciroa que las cantidades de esta tarta dan para muchas porciones (normales) sobre unas 15-20 personas! Aproximadamente. Tanto si lo haces en un solo molde de 22cm como en los tres moldes desechables que serán de unos 15cm de diámetro (puesto que al llevar 3 pisos de bizcocho) las porciones deben ser mas pequeñas.

Los "entendidos" dicen que la textura del auténtico red velvet debe ser jugosa, húmeda casi como el "terciopelo" de ahí su peculiar nombre. Aunque esta "novata catadora" tan sólo os puede decir  que efectivamente es un pastel de sabor indescriptible perooo! una verdadera "delicia" para nuestro paladar...

Porque está para chuparse los deditos!

*pictures by me.

¿A qué esperáis para degustar su "indescriptible" sabor?

Cielos Azules allí donde estéis!{jcomments on}