Imprimir
Dic
06

MARTÍN Y SU FIESTA DE DINOSAURIOS

Autor // María José

Después de semanas, ultimando los preparativos por el tercer cumpleaños de Martín y del que os he ido mostrando pequeñas pinceladas, por fin puedo mostraros el resultado final de cómo quedó esta "dino-aventura".

Cómo viene siendo costumbre, lo celebramos en un pequeño cortijo familiar donde los niños podían campar a sus anchas y jugar hasta oscurecer. Al fin y al cabo, Martín junto a sus primos y amigos iban a ser los protagonistas del gran día.

Después de indagar, pensar y buscar inspiración este fue el resultado final. La mesa de dulces presidida por una deliciosa "Drip Cake" de chocolate y dulce de leche (cuya receta publicaré en breve) adornada por dos temibles dinosaurios pertenecientes a la interminable colección de Martín y que decidí usar como toppers.

Otra cosa a destacar es que en vez de usar la típica vela de cumpleaños, usé una bengala con forma de número tres, ¡quedó chulísima!. Comer y jugar! eso fue lo único indispensable del día...

A esta deliciosa tarta, le acompañaban unos donuts prehistóricos, galletas con chips de chocolate, snacks para picar (que simulaban ser las uñas de los dinosaurios) y nueces bañadas de chocolate (como rocas pantanosas), además de los gigantes huevos de dinosaurio y que escondían alguna que otra sorpresa.

A diferencia de otros años, el obsequio que dimos a los invitados, además de los recordatorios de Martín, fueron estas cajas kraft en Selfpackaging cuyo interior escondían tres deliciosas galletas de mantequilla en forma de dinosaurio (los cortadores que usé, los encontrareis aquí) junto con bombones de chocobons que simulaban ser huevos de dinosaurio. Finalmente, las adorné con lazo de arpillera y cordón rústico, personalizadas con el nombre de cada invitado.

La decoración de la mesa, estaba basada en colores tierra, gracias al toque de la madera que a su vez aportaba calidez y la elección del mantel no pudo quedar mejor, cuyo tejido de arpillera daba ese toque campestre al conjunto.

Otro punto fuerte, visualmente decorativo fue el hula-hoop, me gustó tanto el resultado en el primer cumpleaños de Valentina que finalmente decidí volver a utilizarlo para esta party, pero dándole un uso diferente. En cada cumpleaños, hay tres cosas que no pueden faltar, los recordatorios con sus fotografías, las galletas de mantequilla personalizadas con la temática y el número del cumpleañero decorado.

Como podéis ver, este año he querido dotar al número tres de gran protagonismo al colocarlo en el hulla-hoop y adornarlo tal cual veis, (podéis ver el turorial que seguí aquí). El resto, fueron globos en color de la temática y dinosaurios pertenecientes a la papelería elegida (la encontraréis aquí).

Por último, decidí hacer una piñata de dinosaurio, porque a Martín le hacía especialmente ilusión y tras el éxito que tubo en el cumpleaños de Valentina con el resto de niños, me puse manos a la obra (siguiendo este video tutorial), como siempre no defraudó fue uno de los momentos más divertidos de la fiesta y donde los niños disfrutaron a lo grande.

Y la mayoría os preguntaréis ¿cómo lo haces?, con niños, trabajo y casa resulta complicado, pero sólo es cuestión de planificarse bien, además de quitarme algunas horas de sueño, como se suele decir, ¡querer es poder!.

Desde aquí, dar las gracias a familiares y amigos por acompañarnos en ese día tan especial que será difícil olvidar. Y en especial a mi cómplice y gran amiga Patricia (@patriciasantosphotographer) sin la cual no hubiese podido salir mejor esta gran fiesta.

¡Cielos azules y feliz puente!

Mj.